Para Familias

Bebés prematuros y sus riesgos más frecuentes

Nacer antes de tiempo ya no implica un elevado riesgo de supervivencia, pero sí incrementa las posibilidades de sufrir determinados trastornos y problemas relacionados con la prematuridad. Tras el nacimiento, el bebé prematuro requiere una atención especializada, aunque también a medio y largo plazo pueden diagnosticarse secuelas relacionadas en general con aspectos neurológicos, sensoriales, respiratorios o concernientes al desarrollo intelectual y las alteraciones del aprendizaje

 

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 7% de los bebés que nacen en España son prematuros.

En función de su edad gestacional, dentro de la prematuridad podemos distinguir grados, que se establecen en función de las semanas de gestación que el niño ha tenido (Cano-Giménez et al., 2011):

Prematuro tardío: niño que nace entre las 34 y 36 semanas de gestación.
Gran prematuro: nace entre la semana 28 y 33 de gestación.
Extremadamente prematuro: nace con menos de 28 semanas de gestación.

Además, actualmente se tiende a usar la relación con el peso más que las semanas de gestación al hacer referencia a los nacimientos prematuros. En este sentido, un niño nace con un peso adecuado cuando al nacer, éste es superior a 2.500 gramos. Al igual que ocurría con la prematuridad, en el bajo peso también existen grados, de modo que los bebés se agrupan, en las siguientes categorías (Cano-Giménez et al., 2011):

Bajo peso al nacer: niño que nace con un peso inferior a 2.500 gramos y superior a 1.500 gramos.
Muy bajo peso al nacer: si nace con un peso menor a 1.500 gramos y superior a 1.000 gramos.
Peso extremadamente bajo: si nace con un peso menor a 1.000 gramos.
Normalmente, se mezclan los conceptos de prematuridad con bajo peso, destacando que las situaciones más graves se dan en los niños con menos semanas de gestación y de menor peso (Cano-Giménez et al., 2011).

Aunque la tasa de supervivencia de estos bebés se ha elevado de forma sustancial en los últimos años gracias a los avances en los cuidados neonatales, esta es una de las circunstancias que determinan más morbilidad infantil. De este modo, requiere por parte de los progenitores y especialistas de la salud un soporte asistencial especial, una atención que, en algunos casos, debe ser continuada desde el periodo neonatal inmediato y a lo largo de toda su vida.

¿Por qué se producen los partos prematuros?

El parto prematuro se produce por una serie de razones. La mayoría de los partos prematuros ocurren de forma espontánea, si bien algunos se desencadenan a resultas de la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea, ya sea por razones médicas o no médicas.

Entre las causas más frecuentes del parto prematuro figuran los embarazos múltiples, las infecciones y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión; ahora bien, a menudo no se identifica la causa. También hay una influencia genética.

¿A qué problemas de salud se enfrentan los bebés prematuros?

Cuanto más prematuro es un bebé, menos preparado está su organismo para enfrentarse al mundo exterior. Los niños prematuros necesitan cuidados especiales para superar las dificultades siguientes:

Conservar el calor: Los niños prematuros pierden más fácilmente el calor corporal, lo que podría provocarles una hipotermia, poniendo su vida en peligro. Necesitan más energía y cuidados para conservar el calor y desarrollarse.

Alimentación: Los bebés prematuros pueden tener dificultades a la hora de alimentarse debido a que la coordinación de su reflejo de succión y deglución no está del todo desarrollada. Podrían necesitar ayuda adicional para alimentarse.

Respiración: Muchos niños prematuros empiezan a respirar de forma autónoma desde el momento en que nacen, pero otros necesitan reanimación. Si los pulmones no han terminado de desarrollarse y les falta surfactante (sustancia que permite que los alveolos pulmonares permanezcan abiertos y expandidos) los niños prematuros podrán tener dificultades para respirar. A veces los que empiezan a respirar de forma autónoma no tienen fuerza suficiente para seguir haciéndolo. Se agotan y pueden dejar de respirar (apnea).

Infecciones: Las infecciones graves son más frecuentes en los bebés prematuros. Su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado, y corren un mayor riesgo de morir si contraen una infección.

Cerebro: Los bebés prematuros pueden sufrir hemorragias cerebrales durante el parto y en los días inmediatamente posteriores a este. Aproximadamente uno de cada cinco bebés que pesan menos de dos kilos al nacer sufre ese problema. Además pueden sufrir lesiones cerebrales debido a la falta de oxígeno. Las hemorragias o la falta de oxígeno en el cerebro pueden provocar parálisis cerebral, retraso en el desarrollo y problemas de aprendizaje.

Ojos: Los ojos de los bebés prematuros no están preparados para el mundo exterior. Pueden verse dañados por un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina. El problema puede ser aún más grave en los muy prematuros y los expuestos a niveles de oxígeno demasiado altos. Esto puede provocar deficiencias visuales o ceguera.

¿Cuáles son las consecuencias de la prematuridad en fases posteriores de la vida?

Los bebés prematuros corren el riesgo de desarrollar discapacidades que les acompañarán toda la vida. El grado en que esto puede afectarles en su vida depende en gran medida del grado de prematuridad, la calidad de la atención y los cuidados recibidos en el parto y el periodo inmediatamente posterior a este, y en los días y semanas subsiguientes.

¿Cuál es el tratamiento del Daño Cerebral Adquirido Infantil?

Según las secuelas asociadas a cada niño, los niños y niñas tendrán que asistir a unas u otras terapias de Atención Temprana (fisioterapia, logopedia, etc.). También podrían necesitar gafas, audífonos, material ortopédico …

Desde CIGAT nos gustaría resumir que pese a los avances que han permitido un aumento de la supervivencia de niños prematuros, el seguimiento de esta población pasa a ser pertinente y obligatorio, debido a que el grado de vulnerabilidad no ha disminuido lo suficiente.

Si quieres saber más:

  • Recomendaciones para la identificación inequívoca del recién nacido. Acceder al articulo haciendo click aquí.
  • Guía para madres y padres de bebés prematuros tras el alta hospitalaria Accede a la guía .
  • Recomendaciones de seguimiento del prematuro tardío de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo). Acceder a la guía haciendo click aquí.
  • Recomendaciones en caso de infección respiratoria por SARS-CoV2 en pacientes pediátricos de alto riesgo. Acceder a la guía haciendo click aquí.
  • Programa de la conferencia internacional sobre «Cuidados neonatales en España e Iberoamérica: la integración de las familias», dirigida principalmente a profesionales del ámbito sociosanitario. Podéis descargaros el programa haciendo click aquí.
    Las personas interesadas podrán asistir telemáticamente a través de los enlaces que figuran en el programa del event

Vía Zoom: Enlace

A través de la Universidad Complutense de Madrid: UCM Directo

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad