Para Familias

Daño Cerebral Adquirido en la infancia

El daño cerebral es la causa más común de discapacidad en la infancia. Según los informes de  FEDACE en España viven 420.000 personas con Daño Cerebral Adquirido. Cada año se producen 104.701 nuevos casos de Daño Cerebral Adquirido (DCA).

El DCA es una de las principales causas de interrupción normal del desarrollo de un menor; con una incidencia de 250 niños por cada 100.000 al año.

A veces, esta discapacidad no es visible, pues el niño o niña puede parecer que tiene un desarrollo normal, pero a medida que crece puede manifestarse las consecuencias en forma de dificultades para que el niño pueda ir adquiriendo el nivel esperado para su edad a nivel cognitivo, motor o sensorial.

¿Qué es el Daño Cerebral Adquirido Infantil?

Se considera daño cerebral adquirido infantil a toda lesión cerebral que acontece de manera súbita a partir del primer mes de vida, siendo las causas principales: traumatismo craneoencefálico, tumor cerebral, ictus, epilepsia, hidrocefalia o anoxia cerebral.

En contraposición se identifica daño cerebral congénito toda secuela que provenga de problemas durante la gestación y nacimiento del bebé.

¿Qué consecuencias puede tener el Daño Cerebral Adquirido Infantil?

Desde la asociación de Daño Cerebral Adquirido infantil Hiru Hamabi explican como el DCA   es notable por su habilidad por crear un daño invisible. Los niños andan y hablan y parecen sanos pero tienen nuevos problemas con su aprendizaje, comportamiento, concentración o organización que, como pueden no ser obvios, son normalmente ignorados y subestimados. Los problemas físicos, tales como dificultades con el andar o con el movimiento fino de las manos, dolores de cabeza y convulsiones, pueden ser un problema al principio en el periodo inicial después de daño . El peligro, sin embargo es que estos puedan obtener el foco de atención en detrimento de los problemas cognitivos.

Las consecuencias cognitivas pueden provocar dificultades de concentración, problemas para atender, recordar, hablar, controlar impulsos y enfados, entender o jugar con compañeros. En definitiva, el DCA constituye un obstáculo para que el niño desarrolle unas habilidades sociales, personales y de autonomía al nivel que cabría esperar a su edad.

¿Cual es el tratamiento del Daño Cerebral Adquirido Infantil?

la atención a las consecuencias derivadas de un daño debe realizarse desde una perspectiva global. Se debe tener siempre en cuenta todas las dimensiones del niño y sus diferentes entornos (familiar y escolar). La razón es que dichas consecuencias tienen un impacto directo en su modo de vida y afectan a todas las esferas en que se desarrolla, incluido el ámbito de relaciones familiares: padres, hermanos, abuelos, tíos… Por tanto, la atención que se le preste debe contemplar una rehabilitación transdisciplinar en coordinación con el colegio y la familia. El objetivo perseguido es que el niño alcance siempre el mayor grado de autonomía posible y mejore su calidad de vida y la de su familia”, explica Beatriz Gavilán, neuropsicóloga de Rehabilitación Infantil del Hospital Beata María Ana.

 

Si quieres saber más

  • Folleto de la Asociación Británica sobre DCA Infantil. Accede a él haciendo click aquí.
  • Desde A Hiru Hamabi ha realizado el documental  “Estoy aquí, me ves?, para dar visibilidad al DCA en la infancia. Accede a él haciendo click aquí.
  • Desde FEDACE ha creado la  Guía Daño Cerebral Adquirido: orientación para el profesorado, que podéis descargarAccede a él haciendo click aquí.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad