Testimonios

Familia de Nago

Nos acercamos a CIGAT porque necesitábamos hacer un asiento moldeado y un bipedestador para nuestra hija Nagore con PCI, aún era muy pequeña y decidimos hacerlo de escayola. En esa época, Nago recibía terapia en otro centro y aunque queríamos complementar con otras terapias no teníamos claro ni cómo ni dónde. Recuerdo que teníamos mucha prisa por todo, pero no teníamos muy claro por dónde avanzar. En la primera sesión, para que conocierais a Nagore y ver sus necesidades para el molde de escayola nos gustó mucho la manera de trabajar con ella, desde el primer momento Fernanda consiguió contactar con Nago y se creó "algo" que hizo que cuando salió por la puerta de casa, decidimos que además del molde de escayola queríamos que empezara a dar sesiones de fisioterapia a Nagore Nagore en estos años ha cambiado tanto que es una niña distinta, ha pasado de estar casi sin conexión con lo que la rodea a convertirse en toda una cotilla y una pillina. A nivel físico ha mejorado un montón, siendo capaz de controlar mucho mejor su cuerpo. Con el tiempo hemos aprendido a tomarnos las cosas con más calma, y a conocer el significado del "poco a poco". los avances, aunque no a la velocidad que esperábamos se producen y eso es lo importante Con CIGAT conseguimos lo que buscábamos y lo que aún no sabíamos que buscábamos, poder hacer terapia sin tener que estar desplazando a Nagore a centros de terapia El poder hacer terapia en casa, además de resultar cómodo para Nagore, facilita también que todos aprendamos a trabajar con ella con los materiales que tenemos en casa y que su hermano pequeño vea como algo normal que Fer venga a casa a jugar con Nago y también con él. Además, cuando empiezas en este mundo de terapias se agradece que te cuenten y te enseñen tranquilamente y aprendas a normalizar e integrarlo en tu vida diaria. Nosotros estamos encantados de haber encontrado a Fernanda casi sin buscarla y de ver la bonita relación que han creado Nago y ella. Familia Laguna Jaén

Familia de Emma

Nuestra hija Emma necesitaba fisioterapia para mejorar a nivel motor. Desconocíamos las dificultades que podría tener Emma. El optimismo de Fernanda, su confianza en las posibilidades de Emma, la buena relación que surgió entre ella y Emma junto con la seguridad que Fernanda nos transmitió como fisioterapeuta, su disciplina y exigencia nos animaron a vincularnos CIGAT. Emma ha conseguido mejorar poquito a poco en su motricidad y también en su conexión con el entorno. Ahora nos sentimos más seguros respecto a la situación de Emma y los aspectos más importantes a trabajar, para poder ayudarla a mejorar. CIGAT nos acompañó en la evolución de Emma durante estos años, trabajando con ella y dándonos consejos a nosotros siempre que los necesitamos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad