Noticias

Revisión sistemática de las mejores intervenciones en niños con parálisis cerebral hasta 2019

Resumen
En este artículo proporcionamos orientación sobre las terapias que funcionan y las que no para tener en cuenta en la toma de decisiones clínica, al tiempo que resaltamos áreas donde sería necesario más investigación.

Propósito de la revisión
La parálisis cerebral es la discapacidad física más común en la infancia, pero tanto la tasa como la gravedad están disminuyendo. Se realizó una revisión general sistemática de la mejor evidencia disponible (2012–2019), se evaluó la evidencia usando GRADE y el Sistema de semáforos de alerta de evidencia y luego se agregaron los nuevos hallazgos a los hallazgos anteriores de 2013. Este artículo resume las mejores intervenciones con evidencia disponibles para prevenir y controlar la parálisis cerebral hasta 2019.

Hallazgos recientes
Las estrategias de prevención más eficaces incluyen corticosteroides prenatales, sulfato de magnesio, cafeína e hipotermia neonatal. Las intervenciones complementarías más efectivas incluyen la aceptación y compromiso con la terapia,
la terapia de observaciones de la acción AOT, entrenamiento bimanual, asientos pélvicos y bipedestadores moldeados de escayola, terapia de movimiento inducida por restricciones, enriquecimiento ambiental, entrenamiento físico, entrenamiento en actividades funcionales de la vida diaría, hipoterapia, programas en el hogar, intervenciones de alfabetización, entrenamiento de movilidad, terapía orofacial, electro estimulación más terapia orofacial trabajadas simultaneamente, cuidado de las áreas de presión, Programa de crianza positiva Triple P , entrenamiento de fuerza, entrenamiento de tareas motoras específicas y repetitivas  con retroalimentación orientadas a tareas, entrenamiento en cinta de correr, entrenamiento parcial en cinta de correr con soporte de peso corporal y carga de peso. Las intervenciones médicas y quirúrgicas más efectivas incluyen anticonvulsivos, bifosfonatos, toxina botulínica, toxina botulínica más terapia ocupacional, toxina botulínica más escayolas, diazepam, odontología, vigilancia de cadera, baclofeno intratecal, corrección de escoliosis, rizotomía dorsal selectiva (RDS) y terapia de células madre del cordón umbilical.

Conclusión

Nuestro artículo describe sistemáticamente la mejor evidencia científica disponible para las intervenciones en parálisis cerebral hasta el2019, destacando las áreas que requieren más investigación. Encontramos evidencia convincente de revisiones sistemáticas para sugerir lo siguiente: Las estrategias de prevención de luz verde (más eficaces) son: los corticosteroides prenatales, el sulfato de magnesio, la cafeína e hipotermia. Las intervenciones de salud complementarias de luz verde (más eficaces) son: la aceptación y compromiso con la terapia, la terapia de observaciones de la acción AOT, asientos pélvicos y bipedestadores moldeados de escayola, terapia de movimiento inducida por restricciones, enriquecimiento ambiental, entrenamiento físico, entrenamiento en actividades funcionales de la vida diaría, hipoterapia, programas en el hogar, intervenciones de alfabetización, entrenamiento de movilidad, terapía orofacial, electro estimulación más terapia orofacial trabajadas simultaneamente, cuidado de las áreas de presión, Programa de crianza positiva Triple P , entrenamiento de fuerza, entrenamiento de tareas motoras específicas y repetitivascon retroalimentación orientadas a tareas, entrenamiento en cinta de correr, entrenamiento parcial en cinta de correr con soporte de peso corporal y carga de peso. Las intervenciones de terapia médica, quirúrgica, farmacológica y regenerativa de luz verde son: los anticonvulsivos, bifosfonatos, toxina botulínica, toxina botulínica más terapia ocupacional, toxina botulínica más escayolas, diazepam, odontología, vigilancia de cadera, baclofeno intratecal, corrección de escoliosis, rizotomía dorsal selectiva (RDS) y terapia de células madre del cordón umbilical.

En los últimos seis años, se han investigado muchas intervenciones adicionales, y las siguientes intervenciones se han mejorado de emergente (zona amarilla del semáforo) a efectiva (zona verde) del semáforo: toxina botulínica junto con asientos pélvicos y bipedestadores de escayola para aumentar el rango de movimiento; entrenamiento en actividades funcionales de la vida diaria para mejorar las habilidades motoras gruesas; hipoterapia para aumentar la simetría; Programa de crianza positiva Triple P para mejorar el comportamiento del niño; y entrenamiento de fuerza para mejorar la fuerza muscular. Hay una falta de evidencia sólida de eficacia clínica para una gran proporción de las intervenciones en uso dentro de la atención estándar para personas con parálisis cerebral, y más investigación aumentaría nuestra confianza en la estimación de su efecto. Por lo tanto, hemos destacado la necesidad de más investigación utilizando metodologías rigurosas para avanzar en la base de evidencia científica sobre intervenciones para pacientes con parálisis cerebral, para así informar mejor durante la toma de decisiones por parte tanto de las familias como de los médicos.

Figuras e interpretación 

Para proporcionar un resumen de la tabla en línea y ayudar con la toma de decisiones clínicas comparativas entre las opciones de intervención para el mismo resultado deseado, mapeamos las intervenciones que buscan proporcionar resultados análogos, utilizando gráficos de burbujas.

En los gráficos de burbujas, el nombre del círculo es la intervención, y la cursiva debajo del título es el resultado medido y obtenido. El tamaño del círculo se correlaciona con el volumen de evidencia publicada.

El tamaño del círculo se calculó por la cantidad y la calidad de la evidencia publicada. Tamaño de burbuja 1, solo estudios observacionales (OBS); tamaño 2, 1–3 ECA; tamaño 3, 4–15 ECA; y tamaño 4, más de 15 ECA.

La ubicación del círculo en el eje y del gráfico corresponde a la calificación del sistema GRADE y la estimación del efecto (es decir, no se colocó ningún efecto cerca de la línea de valor, mientras que un efecto de tratamiento grande se colocó más lejos del valor línea).

El color del círculo se correlaciona con el Sistema de Alerta de Evidencia (Fig. 2)

Círculos verdes: Tratamiento recomendados.

Círculos amarillo por encima de la línea punteada: Tratamiento posiblemente recomendados. 

Círculos amarillo por encima de la línea punteada: Tratamiento poco recomendables.

Círculos rojos: No recomendables

ACCEDE AL ARTÍCULO COMPLETO DE LA REVISIÓN EN EL ENLACE